Voto a voto

Julio Guzmán, propone programas de gobierno antes que carisma. Fuente: ATV 

Julio Guzmán en el laberinto caudillista

Entramos en los días finales, ¿elegiremos como siempre al caudillo populista que nos llevó al despeñadero o, en un giro histórico insospechado, esta vez optaremos por el equipo de gobierno?

Publicado: 2021-03-18


Seguiré estos días, toda vez que es conocido mi apoyo a la candidatura de Julio Guzmán y el Partido Morado, publicando algunas ideas al respecto. En este caso quiero reflexionar alrededor de la entrevista de Pedro Salinas al líder morado que, a diferencia de casi todas las demás, se distingue porque el entrevistador no ha manifestado la intención de hostilizarlo y, aunque ha sido punzante a veces, básicamente le ha permitido desarrollar sus ideas.

Los invito especialmente a que presten atención a la segunda mitad de la conversación, cuando el candidato desarrolla con brillantez sus propuestas económicas para enfrentar la crisis económica provocada por el Covid-19. Aquí explica detenida y técnicamente sus estrategias y demuestra que es el candidato mejor preparado, y con mejores equipos para hacerse cargo del Estado desde el próximo 28 de julio.

"Pero claro, como no es carismático, debió renunciar a ser candidato y buscarse otro que si lo fuese y que contase con más arrastre, de ese modo yo sí hubiese votado por el PM, realmente Guzmán ha sido muy egoísta y caudillista". Extraigo esta frase imaginaria de los comentarios a un post que publiqué en mi muro de Facebook ayer, pues recoge el sentido común mayoritario que expresaron los foristas.

Lamento en estos momentos no saber más de psicología y filosofía. De psicología por esto de la transferencia, es decir, de transferirle al otro una responsabilidad que es solo mía, en este caso la de votar o no votar por Julio Guzmán, y más si lo decido por una cuestión tan baladí como el carisma; la otra, vinculada a la trasferencia también, y que es más materia de los filósofos, es la de la culpa, la que, por el hecho de no haber declinado en favor de otro candidato, deposito en el propio Guzmán, librándome así de cualquier compromiso a la hora de elegir gobierno, a pesar de lo escasas que parecen ser las opciones viables para el próximo quinquenio.

Cómo historiador hablaré del caudillismo, en el tintero dejaré la cuestión del caudillismo que se le achaca a Julio Guzmán ¿debió declinar, por aparentemente no ser tan carismático, la candidatura presidencia en alguien que siéndolo pudiese no estar tan preparado para el cargo? Creo que me toca, mas bien, hablar del otro caudillismo, del nuestro.

Parece que no nos fueron suficientes Alan García, ni Alejandro Toledo, el “Cholo santo y sagrado”, parece que el celebérrimo “buscando un Inca” de Tito Flores Galindo, o un Rey, al fin y al cabo, está más vigente que nunca. Yo no se realmente si Julio Guzmán es antipático o si han hecho que lo parezca los medios con meses de ataque sistemático por una infidelidad que es menos pecado que la corrupción que rodea a varios de sus contrincantes. El tema es que seguimos buscando al líder providencial, a Los Reyes Taumaturgos de Marc Bloc, que curaban la enfermedad de las escrófulas1 tan solo tocando al enfermo con sus manos.

Independientemente de la apariencia de su faz, Julio Guzmán nos ha insistido hasta la saciedad en ciertos conceptos que son básicos en una república democrática, el problema es que en realidad no lo somos. Nos ha dicho que el Perú se gobierna con planes de gobierno y con equipos técnicos, nos ha hablado de ciencia y de planificación, y nos ha ofrecido un proyecto que viene preparando hace 6 años para enrumbar finalmente la patria hacia el desarrollo, pero nosotros seguimos buscando al Mago de Oz, preferimos la prestidigitación a la proyección. Solo volteen a mirar un poquito USA, ¿no observamos que los american citizen votan demócrata o republicano sin importar la cara del candidato cada cuatro años, y que por lo general votan igual toda su vida? ¿O acaso Biden les parece carismático?. Ok, no somos iguales a los gringos, pero a algo parecido siquiera debiéramos apuntar si queremos convertirnos en una república que se erige sobre sus instituciones ¿me explico?

Parece ser, como dijo una vez Hugo Neira, que somos una sociedad del Antiguo Régimen feliz de seguirlo siendo, pero también es verdad que a veces la utopía republicana de Carmen Mc Evoy nos brota por los poros como cuando, contra todo pronóstico, elegimos a Kuczynski en 2016, o echamos a las patadas a Merino en noviembre pasado. Esa alma inquieta y revolucionaria, vive en el limbo de una república en ciernes y es a lo que más le temen nuestros poderes fácticos, sino, no se entiende la implacable campaña de demolición contra un candidato como Guzmán, rezagado en las encuestas, si no es porque la representa.

Entramos en los días finales, ¿elegiremos como siempre al caudillo que nos llevó al despeñadero o, en un giro histórico insospechado, esta vez optaremos por el equipo de gobierno? El 11 de abril nos llama.

1Se denomina escrófula a un proceso infeccioso que afecta a los ganglios linfáticos

Daniel Parodi Revoredo

Entrevista Quiero Ser Presidente Lamula.pe 

https://www.youtube.com/watch?v=QBfuAEFgeXQ


Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador Docente en U. de Lima y PUCP. Opiniones personales


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi