#SinCienciaNoHayFuturo

24 partidos participarán en próximas elecciones generales, la gran mayoría son inorgánicos. fuente:mundiario

Adiós a los Vientres ...

En las elecciones de abril de 2021, los 24 partidos políticos que existen hoy, cuya gran mayoría son franquicias, vientres de alquiler, la empresa de un gran millonario etc., se verán reducidos a cinco, seis o siete como máximo, pues el resto no pasará la valla electoral (Historiador Daniel Parodi)

Publicado: 2020-10-21

Con los "sorpresivos" anuncios de APP y de AP de que no van a la vacancia, que hay que tomarse con pinzas, podría estarse allanando finalmente el escenario de las elecciones generales de abril y el cambio de mando en julio de 2021. De ser así, sucederá, per se, algo positivo para nuestra democracia: los 24 partidos políticos que existen hoy, cuya gran mayoría son franquicias, vientres de alquiler, la empresa de un gran millonario etc., se verán reducidos a cinco, seis o siete como máximo, pues el resto no pasará la valla electoral.  

Esa es una de las razones de tanto irresponsable intento de vacancia, más allá de la súbita aparición de nuevos aspirantes a colaboradores eficaces en contra del presidente Vizcarra -cuyos casos deberán ventilarse en el fuero judicial- y el repentino alineamiento de un sector de la prensa televisiva y escrita que, hasta el momento, había mantenido su postura independiente frente a las acusaciones al primer mandatario. La mano de Graña, tras de todo, da para otra columna.

Pero, con todo, algo se avanzó en materia de reforma política en los últimos dos años y ahora los 24 partidos políticos, de los cuales, por lo menos 20 son cascarones sin ninguna organicidad, se enfrentarán por fin a la picota de la valla electoral del 5 por ciento de los votos. Así, es posible que pronto asistamos a la quiebra de un sistema de partidos corrupto creado con requisitos casi inaccesibles -con la honrosa excepción del Partido Morado que alcanzó a sumar las más de 700.000 mil firmas requeridas para lograr su inscripción- con la finalidad de que siempre los mismos mantuviesen secuestrada nuestra política y, a través de ella, al poder a través extenuantes modalidades de corrupción que nos privaron de cualquier posibilidad de desarrollo económico en tiempos de bonanza económica.

No nos adelantemos. Lo que vemos hoy no es más que un reflejo, demasiado esperanzador, en un país en el que la trampa siempre se las ingenió para anticiparse a la ley. Pero en el “Centro Morado”, y en algunos cuadros de la izquierda, en donde contamos con militantes que responden a principios y no ha lobbies, tenemos la base para comenzar a construir lo que en otras latitudes se conoce como clase política, ojalá la ola alcanzase también a la derecha. En tiempos de globalización, cualquier país que apunta al desarrollo requiere una buena derecha, no la de CONFIEP, por cierto.

Mención aparte, y última, los llamados partidos tradicionales, Acción Popular, el PPC y el APRA, sumidos en el mismo clientelismo vaciado de contenido ideológico que APP, UPP, Podemos y demás vientres de alquiler, los otrora protagonistas de la política peruana en el siglo XX y albores del XXI, parecen transitar la senda de su destino. El APRA, su facción alanista, la que más ha pervertido los principios que sostuvieron las luchas del pasado, también participará de la contienda en abril. Quizá sea la hora de dar paso a los Combates por la Historia (Marc Bloch dixit) en el viejo partido de Alfonso Ugarte, al rescate, para la ciencia política, del corpus doctrinal más científico y completo de América Latina en el siglo XX, ese que escribieron Haya, Seoane, Meneses, Orrego, Townsend, Sánchez. Grandes artistas tuvieron que morir para que su obra pudiese ser reconocida por el mundo entero. ¿Se habrá topado con su última utopía el APRA del siglo XXI?

Mientras tanto, el Perú de hoy, y el actual gobierno, a través del referéndum constitucional de diciembre de 2018, justo es decirlo, entre tanto jadeo antirrepublicano y sin que nos demos cuenta, sembró algunas reformas cuyas primeras flores podrían florecer en abril, los primeros días del otoño. Justo al final de la batalla, un sistema de partidos mucho más acotado, una base más coherente e institucional desde la cual comenzar a andar nuestra tercera centuria de libertad. ¿Será?


Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador Docente en U. de Lima y PUCP. Opiniones personales


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi