Voto a voto

Mas que vetar producciones audiiovisuales se trata de abrir la cancha

LOS INTOLERANTES

En lugar de orquestar toda una campaña en contra del Ministerio de Cultura por promocionar un documental sobre Hugo Blanco, yo sugeriría a los críticos de dicho documental, y a productores en general, abrir la cancha

Publicado: 2020-06-19


Es una verdad incontrastable, en el Perú intolerantes somos todos. Si el documental sobre Hugo Blanco tratase sobre un personaje representativo del fujimorismo -movimiento del que soy militantemente opositor- hubiesen llovido críticas desde la otra esquina. Luego, ¿por qué tanta crítica al Ministerio de Cultura? ¿no se trata de estos premios que se han venido distribuyendo de hace un tiempo atrás a diversas iniciativas de directores y productores? ¿o es que vamos a definir el arte y la cultura por criterios ideológicos? 

En realidad, la polémica es global, es la misma recién desatada cuando HBO retiró de su cartelera la premiada "Lo que el viento se llevó" por supuestos "contenidos racistas", cuando lo que expresa, muy poéticamente, es un fragmento de la historia de Estados Unidos, los tiempos de la Guerra de Secesión entre el norte industrial y el sur agricultor, cuya rancia aristocracia mantenía una mentalidad señorial, así como a miles de afrodescendientes en condición de esclavos. Estas prácticas, injustas siempre y deplorables a ojos contemporáneos, constituyen el testimonio de épocas pasadas. Prescindir de su recuerdo, equivale a la más absoluta amnesia y no es con el olvido, que en el fondo no es más que silencio, que el sujeto, y tampoco la sociedad, superan sus traumas de infancia.

En realidad, todo pasaje histórico o manifestación cultural es sujeto de investigación académica o documental y puede dar lugar a publicaciones escritas, ya sean estas impresas o virtuales, o también a materiales audiovisuales. Así, por ejemplo, el año pasado nuestra sociedad discutió ampliamente la Reforma Agraria de Juan Velasco gracias al documental de Gonzalo Benavente. Llama la atención pues que recientemente el comediante Carlos Álvarez haya señalado con sarcasmo que lo único que falta es un documental sobre Abimael Guzmán, el condenado líder de la organización criminal Sendero Luminoso. Al contrario, la preocupación de los últimos tiempos es que muchos jóvenes del nuevo milenio no pudieron reconocer ni la foto de Guzmán cuando algunas empresas encuestadoras se las mostraron. Por ello, la pregunta es si se trata de borrar el pasado doloroso o repudiable, o, por el contrario, si de lo que se trata es de conocerlo para tomar conciencia de por qué ocurrió e intentar evitar que suceda de nuevo.

Por cierto, en lugar de orquestar toda una campaña en contra del Ministerio de Cultura por promocionar un documental sobre Hugo Blanco, yo sugeriría a los críticos de dicho documental, y a productores en general, abrir la cancha. Nos guste o no, hubo un Perú, informal, marginalizado, abandonado por el Perú oficial, que se sintió más incluido por el Estado gracias a las políticas sociales de Alberto Fujimori ¿por qué no retratar ese núcleo duro del fujimorismo? y su relación, directa, clientelar, populista con el “chino”.

Otro tema vetado por y para nuestros narradores y artistas visuales es el APRA histórica, como si pendiese sobre ella una suerte de suplicio de Tántalo, condenada a repetir una y otra vez el rol de la traición ideológica por aliarse con Odría en 1963. Yo les sugiero a cineastas y literatos leer las memorias Nicanor Mujica Álvarez Calderón -el courrier de Haya de la Torre- (que concluye y publica su hijo François Mujica Serelle) durante los años en que Haya permanecía escondido en Lima, en la clandestinidad. Cuántas historias no contadas podríamos llevar al cuento, la novela, la pantalla grande o chica si dejásemos de encasillar al político trujillano como el eterno claudicante ideológico.

En la foto Haya de la Torre, a su lado Nicanor Mujica, aparecen Armando villanueva y ramiro prialé

Y así, arrinconadas entre barras bravas que se odian y desprecian íntimamente, y sin el menor espacio para el intercambio de ideas, experiencias y emociones entre las diferentes esquinas de nuestra política, nuestra historia y nuestra sociedad, se devanean las artes escritas y visuales de nuestro país. Cuánto prejuicio

PS. Reseña de las memorias de Nicanor Mujica por el autor de esta nota, ver link

https://daupare.lamula.pe/2015/12/03/una-epopeya-civil/daupare/



Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador Docente en U. de Lima y PUCP. Opiniones personales


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi