No se relaja y se queda en casa

Presidente del congreso manuel merino: El silencio le vendría mejor

¡Viva Becerril!

El apoyo mayoritario al Presidente Martín Vizcarra no es por los números de la gestión del Covid-19. Es algo más simple, es por instinto de supervivencia, por mantener el orden, porque si el caos se impusiese en estos momentos colapsaríamos como sociedad.

Publicado: 2020-05-20


No es el tema que sean de Acción Popular, de Podemos Perú, de Somos Perú o de Alianza Para el Progreso. Podría tratarse de cualquier otra fuerza política, elija Ud. el menú, seleccione Ud. su propia combinación y el resultado será básicamente el mismo: fujimoristas funcionales, la razón es que no son verdaderos partidos políticos 

Expliquémoslo de otra manera ¿de dónde se recluta la clase política? ¿o cómo se reclutan los candidatos al Congreso, y a los gobiernos regionales, alcaldías provinciales etc? Básicamente, hay alguien que detenta una inscripción y tiende una red de pescar que pican jubilosos personajes con tres denominadores comunes: tener dinero mal habido para financiar una campaña millonaria; ser absolutamente inescrupulosos y entender el Estado como un arca abierta del cual es posible enriquecerse a través del más descarado latrocinio. Por supuesto que existen muy honrosas excepciones. Así vienen demostrándolo, en el hemiciclo, los representantes del Partido Morado, el Frente Amplio y el Frepap, este último, coherente y consecuente, una grata sorpresa de la política nacional. 

Pero esta historia no es reciente. Data de 1533, año en el que Francisco Pizarro estafó a Atahualpa con dos cuartos llenos de plata y uno lleno de oro, desfalcando al Estado Inca, y después, no contento de su escandaloso desfalco, lo condenó a muerte y lo ejecutó en la plaza de Cajamarca el 26 de julio, como anticipando las efemérides de una patria futura que se caracterizaría por el festín imperecedero de sus arcas públicas.

¿Sorprende un personaje becerrílico como Manuel Merino de Presidente del Congreso?. Esta claro que no reclamo obsecuencia del parlamento ante el Ejecutivo, ya he señalado que esta pandemia está para administrarse, no para vencerse, no en el Perú, no antes de descubrir una vacuna. En realidad, sí hay algo que sorprende en todo esto: es tal la miopía política de la opositora mayoría congresal, liderada por su titular, que no ha alcanzado a percatarse de que el apoyo mayoritario al Presidente Martín Vizcarra no es por los números de la gestión del Covid-19. Es  algo más simple, es por instinto de supervivencia, por mantener el orden, porque si el caos se impusiese en estos momentos colapsaríamos como sociedad.

Lo que quieren los peruanos es esperar la vacuna en el mayor orden, adoptando las medidas más eficaces posibles y aplicando, claro está, todos los correctivos posibles a los evidentes errores y falencias que hemos detectado en el ya largo camino recorrido por un Estado, un gobierno y una sociedad enfrentando la pandemia más grave por la que que ha atravesado la humanidad en los últimos cien años y con un Estado provisto de servicios precarísimos, debido al latrocinio de las últimas décadas perpetrado por políticos reclutados de manera similar a los que hoy vociferan intemperantes desde sus curules en la Plaza Bolívar.

¿Becerril ha Muerto?. ¡Viva Becerril!


Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador Docente en U. de Lima y PUCP. Opiniones personales


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi