la mafia se reacomoda

keiko enmarrocada: que no vuelva a reirse de nosotros

EL BIEN Y EL MAL

En el nivel político, sería un indeseable revés liberar a #KeikoFujimori pues su encarcelamiento ha debilitado notoriamente la acción de los adeptos al status quo corrupto

Es importante ganarle a Brasil el domingo pero más importante es ganarle a la corrupción.

Publicado: 2019-07-05


No creo en el bien y el mal absolutos, eso es para las películas del far west, o, eventualmente una novela mexicana en donde la protagonista solo sabe ser mala y actuar como tal. Sin embargo creo que el grupo anticorrupción del Ministerio Público - Fiscalía de la Nación del Perú, junto con otros fiscales y jueces- han colocado la ley por encima de cualquier otra consideración y han golpeado la corrupción política venga de donde venga.

De todo esto se desprenden las medidas de prisión preventiva adoptadas contra Keiko Fujimori, Alan García (QEPD), Ollanta Humala- Nadine Heredia, Susana Villarán, Pedro Pablo Kuczynski y, esperemos pronto, contra Alejandro Toledo el club de la Construcción, entre otros. Este empeño tiende al bien, por eso la mayoría del Perú lo apoya con los dientes apretados.

Lo mismo pienso del Presidente Martín Vizcarra y el Premier Salvador del Solar; seguro hay bemoles aquí pues ambas autoridades deben manejarse políticamente lo cual es muy diferente al pasaje bíblico en el que tras recibir un golpe, Jesús coloca la otra mejilla. En política debes ser estratégico y si quieres sacar adelante dos reformas, una política y la otra judicial, debes también atacar a los defensores del status quo -vinculados a mafias de corrupción que han penetrado la clase política- quienes quisieran que todo siga igual; es decir, mantener su zona de confort que, básicamente, supone controlar jueces y fiscales y así perennizar la impunidad.

No creo que Vizcarra y Del Solar sean santos, tampoco los necesito inmaculados, pero el solo hecho de comerse el pleito de emprender unas reformas en contra del status quo corrupto y en contra de la red de impunidad que se ha tejido los últimos 19 años, los coloca predominantemente en el lado del bien.

Por ello, en el nivel político, sería un indeseable revés liberar a la lideresa de Fuerza Popular pues su encarcelamiento ha debilitado notoriamente la acción de los defensores del status quo corrupto. Su libertad significaría el reagrupamiento de sus fuerzas y una fuerte contraofensiva los dos últimos años de este gobierno para echar por tierra todo lo avanzado. Desde el lado judicial, la excarcelación de Keiko Fujimori sería un triunfo de los "cuellos blancos" sobre el titánico trabajo del grupo anticorrupción de la fiscalía y la más que demostrada obstrucción de la justicia emprendida por Keiko mientras estuvo en libertad, obstrucción a la que volverá en cuanto recupere su capacidad de acción.

Por eso la mayoría de cuidadanos peruanos y de la sociedad civil organizada, que tiene claro cuáles son las acciones político-judiciales que tienden hacia el bien y cuáles tiende hacia el mal, debe estar alerta para movilizarse a defender las victorias de la justicia, aún precarias y vulnerables, que hemos obtenido los últimos años.

Es importante ganarle a Brasil el domingo pero más importante es ganarle a la corrupción.

twitter: @parodirevoredo

Historiador Daniel Parodi Revoredo


Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador e Internacionalista. Docente en Universidad de Lima y PUCP


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi