¡que sigan trabajando!

Disculpa, pero a tí no te elegimos presidenta

Yo no elegí un gobierno fujimorista

Me disculparán pero ese no es el gobierno que el pueblo eligió y no me lo van a imponer debido a la desesperación de Keiko Fujimori, cada vez más eclipsada por la emergente figura de su hermano Kenji.

Publicado: 2018-03-17

Disculparán si me levanto e insisto con el tema pero es el momento de que los ciudadanos expresemos claramente nuestro punto de vista. Lo primero que quiero rechazar es la idea de que la actual crisis política del país la ha generado el presidente Pedro Pablo Kuczynski. 

Apenas el 15 de diciembre de 2016, la ex-mayoría fujimorista (hoy fujizquierdista, no sé cómo se traga eso) censuró al ministro de Educación Jaime Saavedra. En aquella circunstancia, la izquierda reclamó el cierre del Congreso forzando dos censuras de gabinete pero, en lo particular, me opuse a una medida tan drástica a tan poco de haberse iniciado el gobierno.

Luego en el transcurso de 2017 se fueron los ministros Martín Vizcarra, Alfredo Thorne y Fernando Zavala, los dos últimos también censurados por la mayoría fujimorista; y el último en su calidad de Premier, lo que supuso la crisis total del gabinete en su conjunto, por más que la nueva mayoría fujizquierdista pretenda anular retroactivamente un acontecimiento que todos los peruanos vimos por televisión.

Apenas tres meses después de la censura al gabinete Zavala -de septiembre de 2017- vino la moción de vacancia del presidente Kuczynski, que se inicia con la congresista Rosa Bartra denunciando vínculos entre empresas relacionadas al presidente y Odebrecht. El mandatario se defendió señalando que no estaba al frente de esas empresas mientras se desempeñó como ministro en el gobierno de Alejandro Toledo. Las dudas están, pero le corresponde a PPK ser investigado y eventualmente sentenciado por el poder judicial y no vacado por grupos parlamentarios sobre los que pesan peores denuncias y existen muchos más indicios de corrupción.

Aquella vacancia se perdió por la conocida historieta de los 10 avengers de Kenji Fujimori quienes votaron en contra, desafiando así la postura adoptada por su partido Fuerza Popular e iniciando el camino para la formación de uno propio. No contento con su resonante derrota, ante la eventualidad de contar de nuevo con los 87 votos necesarios para vacar al presidente, y sin importar que se le esté juzgando de nuevo por las mismas causas sin nada que añadir (más allá de las cuentas de la UIF, absolutamente manipuladas para aparentar negociados que no existen), el ahora fujizquierdismo va de nuevo por otra vacancia, que se votará el venidero jueves 22 de marzo.

Esta vez la “nueva mayoría parlamentaria” -que tiene en el legislador Mulder al gran hacedor de Resoluciones Legislativas violatorias de la constitución para tranquilizar a los parlamentarios indecisos de perder su curul en caso de cerrarse el congreso antes o inmediatamente después de la eventual vacancia- no se ha molestado en presentar nuevas pruebas o argumentos. Las motivaciones de Keiko son dos: su vigente frustración por perder las elecciones de 2016 y la urgencia de copar el ejecutivo para capear las acusaciones en su contra que la tienen hasta el cuello y que podrían motivar, hoy mismo, la prisión preventiva de sus cercanísimos colaboradores Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya. La razón: recibir dinero de Odebrecht para las campañas electorales de la lidereza de Fuerza Popular.

Dudo que prospere la vacancia pero ¿qué pasa si lo hace? ¿cuáles son los posibles escenarios? Vayamos por partes:

En primer lugar, si, como se viene diciendo, el vicepresidente Vizcarra aceptase quedarse a cargo, el gobierno dejaría de ser de Peruanos Por el Kambio y se inauguraría el “informal” mandato de la alianza Fuerza Popular + algunos parlamentarios del PAP, algunos de AP y algunos de APP.

No incluyo a las izquierdas comunistas porque su agenda pasa por vacar a PPK debido a que indultó al condenado Alberto Fujimori. A mi tampoco me gustó el indulto pero ¿basta una vendetta política para tirarse abajo el gobierno?. En todo caso, me queda claro que, de concretarse este escenario, semanas después las izquierdas entrarán en conflicto con el gobierno de Fuerza Popular encabezado por Vizcarra, toda vez que son enemigos por antonomasia y que sus agendas son básicamente opuestas. ¿Tendremos gobernabilidad de esta manera?

Pero veamos el otro escenario, que encuentro más probable: la “Alianza vacadora” no obtiene los 87 votos para remover de su cargo al Presidente Kuczynski pero sí obtendrá alrededor de 80 votos, con lo que el gobierno se mantendrá en su cargo con un Congreso enervada y antidemocráticamente opositor, capaz de cualquier jugarreta para conseguir su objetivo, y sin otorgarle la menor importancia, como no lo ha hecho hasta ahora, a la paralización del país y a la afectación económica que esta crisis política trae consigo y de la que es directo responsable.

Ya concluyo: yo no estoy defendiendo a la persona del Presidente Kuczynski, lo que defiendo es la democracia, las reglas del juego constitucional; defiendo al gobierno que elegimos y me opongo con todas mis fuerzas al intento del fujimorismo de convertirse en gobierno a través de Martin Vizcarra. Me disculparán pero ese no es el gobierno que el pueblo eligió y no me lo van a imponer a través de una leguleyada constitucional, ni debido a las ansias de poder de la alicaída lidereza de Fuerza Popular, cada vez más eclipsada por la emergente figura de su hermano Kenji.

Ayer viernes, se presentó un recurso al Tribunal Constitucional para revertir el inconstitucional cambio del reglamento del Congreso y quienes creemos en el Estado de Derecho confiamos en que la maniobra del Congresista Mulder, avalada por Fuerza Popular y las izquierdas comunistas, alcance a ser revertida. En ese caso, se abre de nuevo la posibilidad de cerrar constitucionalmente el Congreso e ir a nuevas elecciones legislativas para salir del entrampamiento en el que nos encontramos. Al mismo tiempo, sí y solo sí la situación del Presidente Kuczynski se complicase en el Poder Judicial, con el correr de las investigaciones, siempre está vigente la posibilidad de su renuncia.

En este último escenario, sí preservaríamos el orden democrático y podríamos recuperar la gobernabilidad que el fujimorismo y la izquierda comunista le están negando al país. Me inclino militantemente por ello.


Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador e Internacionalista. Docente en PUCP, Universidad de Lima y UPC


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi