moras non sacta

keiko fujimori. podría perder mayoría de adherentes. Foto: COMMONS WIKIMEDIA 

Keiko Fujimori: ¿Harakiri político?

Lo que puede perder Fuerza Popular encabezando una nueva moción de vacancia 

Publicado: 2018-03-06

Fuerza Popular transita hacia el abismo. Su situación me recuerda al Fredemo de Mario Vargas Llosa en 1990, quien perdió, a punta de errores, una elección ganada. Lo del partido naranja fue advertido en varios reportajes: la mayoría de sus parlamentarios no proviene de sus filas, de allí que Keiko y su círculo cercano oliesen que se venía un desbande y sacaron adelante la ley contra el transfuguismo, apenas en octubre de 2016, tres meses después de instalado el nuevo Congreso.

Luego, la vocación autoritaria de Fuerza Popular se hizo evidente en su manejo interno: lejos de discutir agendas parlamentarias, a los miembros de su célula los obligaron a acatar órdenes desde arriba sin chistar y bajo amenazas de diverso tipo. En otras palabras, el fujimorismo actuó conforme a lo que es y si su moción de vacancia presidencial se derrumbó el 21 de diciembre pasado fue precisamente por la incomodidad de muchos congresistas naranjas, que encontraron en Kenji Fujimori un amigo, un consejero y hasta un paño de lágrimas.

Kenji no es más que la versión corregida y aumentada de su padre, lo que no le quita éxito a su táctica: 12 ex-congresistas de Fuerza Popular son suyos; él acaba de renunciar a su partido, se dispone a crear otro y cuenta con el padrinazgo de su padre. En la otra esquina, Keiko no atina a nada, los acontecimientos solo han aumentado su ira y se dispone a emprender otra moción de vacancia contra PPK.

Lo que Keiko debería emprender es una nueva gira por el Perú, reconectar con la gente, permitirle a su bancada que re-enganche con sus electores, asumiendo posturas más constructivas con el gobierno que, finalmente, es de todos los peruanos. Pero esto no lo piensa la lideresa naranja quien, acompañada por sus aún 59 congresistas, se apresta a colocarnos en una nueva coyuntura de guerra política -moción de vacancia- cuando el país quiere trabajar y avanzar.

¿Qué pasará?

EL panorama no está claro, hoy la moción de vacancia cuenta con el apoyo de 79 congresistas, 59 de Keiko y 20 de la izquierda, cuya animadversión por Alberto Fujimori -que comparto- la está llevando a la paradoja de aliarse con el fujimorismo. Las demás bancadas de seguro nos presentarán un deja vu, tres del PAP apoyarán la propuesta, dos de AP; César Villanueva y el pastor Rozas también, con los que sumamos 86 parlamentarios seguros, uno menos de los necesarios.

Así las cosas, la suerte parecería echada para el presidente Kuczynski pues es fácil obtener un voto más entre los restantes, principalmente en APP. Lo que no sabemos es si Keiko Fujimori está midiendo bien la lealtad de sus congresistas y ponderado que se juega la vida en este empeño, pues vuelve a colocar a su hermano Kenji, está vez conscientemente, en el rol del político que salvará al Presidente.

¿Está segura Keiko Fujimori que en la próxima sesión de vacancia no perderá 5 o 10 congresistas más? ¿No sabe que arriesga definitivamente su liderazgo sobre Fuerza Popular si pierde dos veces la misma apuesta? ¿no entiende que una nueva derrota supondrá la masiva migración de su gente (congresistas y pueblo) hacia el liderazgo del hermano?

Me imagino el titular al día siguiente: “Keiko Fujimori: Harakiri político”. A eso conducen la ambición de poder cuando se pierde el sentido de la realidad. Ya le pasó a su padre Alberto, trocando la libertad japonesa por la cárcel de Barbadillo.

El Presidente Kuczynski no es un santo, pero hay que demostrarle sus delitos. Mientras tanto, el país comienza a ver las vacancias como un abuso de poder que nos retrasa a todos. Ojo Keiko Fujimori, Ambrosio tiene muchas carabinas.

Twitter: @parodirevoredo


Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador e Internacionalista. Docente en PUCP, Universidad de Lima y UPC


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi