moras non sacta

Fuente: WIKIMEDIA COMMONS

A dos meses del intento de vacancia: un balance

Publicado: 2018-03-03

Si en la sesión del 21 de diciembre de 2017, el Congreso hubiese vacado al Presidente Kuczynski, los manuales escolares hubiesen registrado que PPK fue despojado de la presidencia por incapacidad moral permanente. Pero el mandatario decidió cambiar la historia y negoció con Kenji Fujimori los 10 votos que le hacían falta para evitar la vacancia a cambio de indultar a su padre, el convicto Alberto Fujimori.  

La moral de este pacto es discutible, el indulto tuvo poco de humanitario y por eso a Kuczynski un sector de la calle le ha gritando de todo; pero los manuales escolares no lo recordarán como a un presidente vacado por inmoral, aunque sí por indultar a Fujimori para mantenerse en el poder. Luego, le quedan 3 años y medio en los que podría echar a andar a un país cansado de esperar que sus políticos se pongan de acuerdo. La historia de PPK, entonces, no ha terminado de escribirse.

¿Quién perdió, quién ganó?

Casi todos los actores políticos han sido derrotados. Ni Mendoza, ni Arana son referentes creíbles, tampoco lo es el partido de gobierno. Fuerza Popular no atina a reaccionar. Sus voceros han bajado el tono de la voz -este sí es un acto humanitario- pero jugadas todas sus cartas en tumbarse al presidente, han perdido la iniciativa política. Keiko Fujimori quisiera vacar a PPK hoy mismo, uniendo sus fuerzas a las dos izquierdas, ya lo vienen conversando, pero hay un detalle: el Presidente a vacar es el indultador de su padre; además, el PAP, AP y APP parecen haber recobrado el sentido común y, de momento, no apoyarían una nueva moción de vacancia.

Ciertamente, el gran ganador fue Kenji Fujimori quien modificó con un violento golpe de timón todo el tablero político nacional, logró consolidar una bancada de once parlamentarios que podría ampliarse y, lo principal, logró el indulto de su sentenciado progenitor quien espera, en pocas semanas, el pronunciamiento de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que podría revertir su situación. En medio de tanta confusión, el 70 u 80% del país que nos mira por TV espera ansioso la reconstrucción del norte, las obras de infraestructura, más trabajo, en suma, que el país se eche a andar de nuevo.

Por eso, la pregunta que le falta hacer a las encuestadoras es ¿se encuentra Ud. hastiado de los políticos? Y la respuesta sería un sobrado sí. Esta encarnizada guerra por el poder no la ganó nadie, mas bien ha desgastado a todos. De allí que el escenario que se abre para el 2021 parece dado para un outsider o una nueva generación. Pasó el 90 con “el chino”: el hartazgo con la clase política nos llevó a la década fujimorista. Hoy el escenario es de crisis de legitimidad de toda la representación nacional, tal cual viene desfilando por el banquillo de Odebrecht, al margen de su credo ideológico.

Democracia al fin y al cabo

Lo que estamos viviendo es democracia y hay que entenderlo así. Deseamos otra democracia más institucional, donde la pugna por el poder no eclipse la búsqueda del bien común, pero esa no es nuestra realidad y nuestros actuales representantes no van a cambiar las cosas, una dictadura, entendámoslo de una vez, tampoco. Fue democrático darles a unos el poder ejecutivo y a otros el legislativo, fue constitucional que Keiko Fujimori intentase sin éxito vacar a PPK. Inclusive el indulto, mal que nos pese, es una prerrogativa constitucional que el Presidente Kuczynski utilizó políticamente de acuerdo a como estaba planteado el juego de las fuerzas políticas en el Congreso.

Por ello mismo, el nuevo escenario que parece abrirse paso no se nos presenta tan dantesco como el de un presidente vacado, dos vicepresidentes renunciantes y quien sabe si Luis Galarreta cambiando la Constitución con 87 votos para prolongar un gobierno neofujimorista hasta el Bicentenario de la Independencia y ello solo para prepararle a Keiko la cancha del 2021. Yo también quiero una democracia mejor, pero para obtenerla debemos fortalecer la que tenemos y no atentar contra ella. 


P.S. Este artículo fue escrito antes de conocerse las declaraciones de Jorge Barata sobre varios políticos que estarían implicados en el recibo de colaboraciones económicas de la empresa Odebrecht para sus campañas. He preferido no modificar la nota para no afectar su coherencia interna.

Mi dirección en twitter: @parodirevoredo

Publicado originalmente en www.latitud.pe

Link del artículo en revista latitud: http://www.latitud.pe/vista/destacado.php?art=2


Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador e Internacionalista. Docente en PUCP, Universidad de Lima y UPC


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi