el fango está en todos lados

Frente Amplio y NUevo Perú deben decirle claramente al país su posición  sobre  dictadura de nicolás maduro

¡Defínanse compañeros!*

La estrategia de la izquierda es evitar condenar a Maduro aludiendo que en otras partes del mundo también hay gobernantes impresentables.

Publicado: 2018-02-10

En los tiempos universitarios, la frase ¡defínanse compañeros! era común en las bajadas a los salones, bajada era cuando un movimiento estudiantil ingresaba a clase a pronunciarse políticamente. Esta era la manera como unos estudiantes les exigían a quienes hacían uso de la palabra que expresasen su posición, es decir, que le digan al resto cuál era su postura ideológica.

Sé que estoy fustigando bastante a la izquierda por su indefinición, cuando no apoyo disimulado, a la Venezuela de Nicolás Maduro. Y mi emplazamiento no es de ahora, sino desde la campaña al 2016, cuando a Verónica Mendoza le resultó imposible condenar a la dictadura venezolana. De hecho, es posible que esta abstención le haya costado pasar a la segunda vuelta. Se le "vió el fustán bolivariano" dirían los antiguos.

Luego, cualquiera tiene el derecho a defender la "revolución bolivariana", eventualmente comulgar con el marxismo-leninismo; o, en la otra esquina, adherirse a planteamientos fascistas y no faltará quienes, desde una mirada del siglo XXI, señalarán que todo eso está un poco desfasado, inclusive la democracia basada en partidos; y señalarán que la participación política se articula a corrientes mundiales que difunden las TIC. En fin, hay para todos los gustos.

Lo que me molesta es esa "posición vergonzante" que hoy se manifiesta en la izquierda (como el 2000 en muchos votantes de Fujimori, a pesar de ya conocerse lo dictador que era ese señor) y que los lleva a ponerse a hablar de China, Cuba, Honduras, Corea del Norte, Donald Trump -y solo faltaría el pato Donald o el ratón Mickey- cuando se les exige que condenen el régimen madurista. La estrategia: evadir la condena a Maduro aludiendo que en otras partes del mundo también hay dictaduras o gobernantes impresentables.

Señores de las dos izquierdas, Frente Amplio y Nuevo Perú: si apoyan a Nicolás Maduro pues ya está, colegiremos que proponen para el Perú algo similar, o, al menos, parecido. Nótese que a Bolivia le ha ido mejor pues Evo jugó sus cartas con más inteligencia (pena que ahora esté en el plan de perpetuarse en el poder, así comienzan las dictaduras). Otra cosa que podríamos suponer, para el caso de Nuevo Perú, es el vínculo (por demostrarse) entre Verónica Mendoza y el dinero que Chávez le envió a los Humala-Heredia para sufragar su campaña electoral. Si no, ¿por qué la necesidad de cargar con la pesada mochila de la satrapía venezonala?

Concluyo: sé que Marissa Glave ha condenado el chavismo, pero es una voz solitaria; Verónica sigue mirando al costado, mientras que Manuel Dammert, con total desenfado, le ha llamado epopeya democrática a la brutal represión que Maduro ha desatado contra un pueblo que clama por pan y libertad.

¡Defínanse entonces compañeros de la izquierda!, o camaradas, si es que así evitamos confusiones. El país merece saber qué es lo que piensan y proponen, tanto como tener claro si apoyan o no el régimen de Nicolás Maduro. Quienes disentimos respetaremos, en la crítica, su posición, y, en general, todos nos quedaremos más tranquilos con la verdad entre las manos.


*El trato de "compañeros" era común entre los estudiantes universitarios hasta la década de los noventa, independientemente de su filiación política

Twitter del autor: @parodirevoredo


Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador e Internacionalista. Docente en PUCP, Universidad de Lima y UPC


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi