reconoce sus orígenes

Sigue vigente en el siglo xxi

VALORES E IDEALES DEL APRISMO DEL SIGLO XXI (decálogo)

Una reflexión sobre la doctrina aprista a 93 años de su fundación

Publicado: 2017-05-06

Estimados amigos: 

El presente decálogo busca contribuir con los dirigentes regionales, provinciales, distritales y de sectores del Partido Aprista Peruano en su sacrificada labor de orientar y formar ideológicamente a nuestros compañeros a nivel nacional.

En tiempos de crisis partidaria, en los que la dirigencia nacional, con mandato vencido, ha abdicado de su responsabilidad de formar apristas, el presente decálogo busca ser un manual sencillo y destinado a la difusión para formar a los jóvenes apristas que recién se incorporan a nuestro movimiento y también para que los militantes de siempre puedan pensar el aprismo del siglo XXI y renovarse en los valores y principios que nos inspiran. También se dirige a quienes, sin ser apristas, quieran acercarse a una visión panorámica de su doctrina o quieran conocer mi particular mirada de los valores que deberían inspirar al Apra del presente.

Buen fin de semana con todos

Daniel Parodi

1.- Defensores de la democracia

Desde la década de 1930, el aprismo se alzó como la fuerza política que le abrió paso a la democracia y a la justicia social en el Perú enfrentando dictaduras tan feroces como las de Sánchez Cerro, Benavides y Odría. También la dictadura fujimorista persiguió al aprismo. Por esta razón, todo aprista debe defender la constitución, la institucionalidad democrática, la vigencia de la más irrestricta libertad e independencia de los poderes del Estado. En sentido contrario, todo aprista debe insurgir ante cualquier amenaza contra la democracia venga de donde venga y sin importar el color político que dicha amenaza tenga.

2.- Defensores de la justicia social

El Apra es el Partido del Pueblo, su compromiso, desde su fundación, fue con los más pobres y también con las clases medias emergentes como hoy lo son los comerciantes informales que con su trabajo han sacado adelante al nuevo Perú. Toda política y planteamiento programático del aprismo debe apuntar a la lucha contra la pobreza y a la superación de esta a través de la educación y el trabajo. El Aprista debe apoyar toda iniciativa pública o privada que apunte a mejorar la calidad de vida de los peruanos, al mismo tiempo que elaborar y proponer iniciativas que fortalezcan las oportunidades del sector informal para progresar y formalizarse.

3.- Defensores de los derechos humanos y civiles

Hay compañeros que, debido a la dramática falta de adoctrinamiento de nuestra militancia por el abandono del que es sujeto el partido por parte de su dirigencia nacional, con honrosas excepciones, piensan que los derechos humanos y civiles son cuestión de “caviares”, “rábanos” y “rojos” porque estos sectores últimamente se han posicionado en estos temas. Nada más alejado de la verdad, fue el Apra misma quien trajo las nociones de derechos humanos y civiles al Perú.

En el primer caso, invocándolos para la defensa de la libertad e integridad de nuestros viejos compañeros presos, torturados, y en peligro de muerte. Recordemos que grandes personales mundiales como Albert Einstein y Romand Rolland invocaron los derechos humanos para defender la vida de nuestro Jefe Víctor Raúl cuando sufría la persecución de implacables dictaduras.

Además, la Declaración Universal de los Derechos Humanos fue establecida por la ONU en 1948 para evitar que vuelvan a presentarse crímenes de lesa humanidad como los que cometió el nazismo en la 2da Guerra Mundial. Por esa razón, todos tenemos derecho a un juicio y a que se nos aplique la ley si cometemos delitos; lo que nadie puede hacer, y menos el Estado, es tomar las justicia en sus manos y torturar, privar de su libertad o eventualmente matar a alguien sin que sea juzgado.

Respecto de los derechos civiles, TODOS FUERON OBTENIDOS POR EL APRA Y POR LA LUCHA APRISTA DE DÉCADAS. Desde el voto femenino que propusimos en la constituyente de 1932, antes la jornada de las 8 horas que conquistamos en 1919, hasta el sufragio universal y el voto al analfabeto que conquistamos a través de nuestra Constitución de 1979, todas son conquistas apristas. De modo que un aprista solo puede estar a la vanguardia de los derechos civiles.

4.- Defensores de la inversión extranjera para el desarrollo 

Ya desde El Antimperialismo y el APRA, Víctor Raúl Haya de la Torre señaló que Indoamérica necesitaba los capitales y la tecnología del imperialismo para desarrollarse industrialmente y generar riqueza. Pero señaló que ese desarrollo depende de la manera como llegue el imperialismo. Si este llega a llevarse los recursos sin dejar nada, es malo; en cambio, si llega a compartir su tecnología y dejarnos buenas regalías promoverá el despegue del país.

Por eso, como apristas debemos promover la inversión extranjera dentro de un plan de transformación de nuestra estructura productiva para dejar de ser un país exportador primario y convertirnos en un país desarrollado. Para ello, los capitales y tecnología extranjeros son el primer paso pero junto a él es imprescindible una política educativa-tecnológica de primer nivel, tanto como una capacitación de nuestra clase trabajadora para estar preparados para asumir el desafío de la transformación productiva-industrial.

5.- Promotores de ciudadanía 

Cuando Haya de la Torre fundó las Universidades Populares Gonzáles Prada lo hizo porque comprendió que el Perú de entonces era un país feudal en donde las masas indígenas relegadas al analfabetismo no conocían los derechos ciudadanos que les eran sistemáticamente negados. Por eso Víctor Raúl comenzó el trabajo con los obreros de las fábricas aledañas a Lima y las ciudades para capacitarlos y generar una clase obrera educada y consciente de sus derechos que esté dispuesta a defenderlos hasta las últimas consecuencias.

A pesar del tiempo transcurrido, la situación no es muy diferente. La gran mayoría de peruanos no ha leído la Constitución y no sabe sus derechos por lo que muchas veces es víctima de abusos por parte de la autoridad o de sus empleadores. Es deber del Apra, como parte de su tarea de fortalecimiento de la democracia, formar cuadros, desde los militantes de base hasta los dirigentes nacionales, preparados como ciudadanos conscientes, defensores y difusores de sus derechos civiles, laborales, humanos y constitucionales.

6.-  Formadores de cuadros políticos

Como paso complementario al anterior, el Apra debe volver a ser escuela de cuadros políticos como lo fue en el pasado y desgraciadamente ha dejado de serlo. Un cuadro aprista no puede ser como uno fujimorista, como esos parlamentarios con títulos universitarios “bamba”, o como ese congresista que, siendo médico, sostuvo en una comisión del congreso que leer producía Alzheimer.

No olvidemos que cuadro aprista fue para empezar nuestro Jefe Víctor Raúl, y además de él, Luis Alberto Sánchez, Antenor Orrego, Manuel Seoane, Luis Heysen, Rómulo Meneses, Andrés Townsend, Arturo Sabroso, Luis Negreiros Vega y que, sin importar si fuesen profesionales o trabajadores, tenían un gran nivel de preparación política para convertirse en agentes revolucionarios de la democracia y la justicia social.

Por ello, todo aprista, solo para empezar, tiene que haber leído los siguientes libros:

El Antimperialismo y el Apra (VRHT)

Treinta años de aprismo (VRHT)

Por la emancipación de América Latina (VRHT)

Mensaje desde la Europa Nórdica (VRHT)

Haya de la Torre y el Apra (LAS)

Testimonio Personal (LAS)

Esa es la formación básica mínima de todo militante aprista, lo que no excluye la capacitación en temas de actualidad, en cursos de gestión y gobierno etc., necesarios para el buen ejercicio de la función pública.

7. La política como servicio público

Un aprista no debe venir al APRA a servirse de ella, si se trata de obtener beneficios, chambas, o, lo que es peor, de enriquecerse a costas del Estado, allí está el fujimorismo que trabaja así y cientos de movimientos regionales que son completamente corruptos. El Apra es un ejército civil de ciudadanos que quieren servir a la comunidad. Por eso cada aprista debe preguntarse si realmente lo que busca es sacrificarse por el pueblo como lo hicieron nuestras primeras generaciones y nuestros mártires de Chan Chan. Si el servicio público y a la comunidad no los inspira entonces deben dejar la institución.

8.- Opositores al clientelismo

En concordancia con el punto anterior, el Apra se opone a clientelismo y la corrupción. En el Apra no se trata de rodear a personas con poder para ver como beneficiarse de esa situación. En El Apra no se trata de ganar lealtades recorriendo los pueblos y ofreciendo regalos a la población como les gusta hacer a los hermanos Fujimori o a César Acuña.

Lo que el Apra busca es capacitar al pueblo a través de la educación dentro del Partido y desde el Estado, a través de la reforma y la mejora de la calidad de la educación, para dotar a todo ciudadano de las capacidades necesarias para acceder a la igualdad de oportunidades.

De este modo, el ciudadano través de un oficio, un negocio o una profesión podrá desarrollarse como ser humano y otorgarle bienestar a su familia y, a través de ella, a la sociedad. El Apra debe enseñar, formar, capacitar, y no regalar a cambio de favores. Esto no quita nuestra solidaridad y ayuda a los más necesitados en casos de emergencia como la situación por la que acaba de pasar nuestro país debido a los desastres naturales provocados por el Niño Costero

9.- Formadores de valores y virtudes 

El Aprista debe recibir del partido una sólida formación en valores, como la honradez, la honestidad, la solidaridad, el servicio a los demás, el respeto a los demás, la disciplina incluso en su vida privada. Haya de la Torre decía Joven prepárate para la acción no para el placer. Un aprista no bebe en exceso, no maltrata a su mujer, es un trabajador esforzado, hombre y mujer de familia, tiene valores positivos.

10.- Por un bloque económico indoamericano

En el plano internacional, el APRA mantiene su apotegma de la unión indoamericana pero adaptada a los tiempos de la globalización. Desde esa perspectiva, el impulso de la Alianza del Pacífico por parte de nuestro segundo gobierno es el inicio de un proyecto que debe continuar sumando economías indoamericanas para participar como bloque en el mundo. De esta manera, nuestras oportunidades de concurrir con éxito a la globalización serán mayores. No olvidemos que Haya de la Torre vio la economía-política mundiales como bloques desde la década de 1920.

#VIVAEL7DEMAYO

VIVA EL COMPAÑERO JEFE HAYA DE LA TORRE

POR LA RENOVACIÓN DEL APRA

POR LA JUSTICIA SOCIAL CON PAN CON LIBERTAD

EN CONTRA DE LA CÚPULA Y EL SECUESTRO INSTITUCIONAL DEL PAP

POR UN CONGRESO PRONTO Y LIMPIO

SEASAP COMPAÑEROS

c. Daniel Parodi Revoredo 


Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador e Internacionalista. Docente en PUCP, Universidad de Lima y UPC


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi