¡No hay planeta B!

bello mosaico "ulises y las sirenas", en el museo del bardo. turismo tunecino fue blanco de ataque  yihadista

Túnez: ¿cómo se explica el terror?

Publicado: 2015-03-22

El miércoles 19 estalló Túnez. Un atentado terrorista atacó el corazón turístico de la capital y en dos cobardes acciones murieron 23 personas, 20 de las cuales eran turistas de diversas nacionalidades. El lugar escogido por los yihadistas fue el Museo del Bardo, uno de los más bellos que puede visitarse en el Mediterráneo y en el que destacan murales como “Ulises y las sirenas”, preciosa recreación de un célebre episodio de la Odisea de Homero. 

El lugar y la fecha del atentado, tanto como su reivindicación por Estado Islámico, no son casualidad. Túnez fue el iniciador de la “primavera árabe” en 2010, una auténtica revolución democrática que acabó con varios regímenes autoritaritarios del mundo árabe como los de Egipto y Libia.

Entre todos los países que atravesaron por este proceso democratizador, Túnez ha sido el más exitoso. En 2014 aprobó una constitución liberal mientras que, el día del atentado, su parlamento radicalizaba la legislación antiterrorista. Sin embargo, no todo es sol en la primavera árabe. Para los sectores islamistas más radicalizados, la democracia es vista como una imposición de Occidente por lo que los atentados, sabotajes y ejecuciones sumarias de grupos fundamentalistas como Estado Islámico crecen junto y en contra de los derechos civiles.

La solución al problema no está a la vuelta de la esquina, en realidad casi no la tiene. En el mundo global y de la revolución tecnológica, la libre circulación de la información es un potente canal de difusión de los ideales liberales. En base a ellos, en el mundo árabe se ha consolidado un sector laico mayoritariamente joven y profesional. Estos son los demócratas.

A contrapelo, el Islam no separa política de religión por lo que el jefe religioso debiera ser también jefe político. A ello apuntan los fundamentalismos islámicos que se expresan brutalmente a través de Estado Islámico y otros grupos yihadistas cuyos actos no pueden ni deben adjudicarse a todo el mundo musulmán.

Ciertamente, la cuestión palestino-israelí, y su solución, aliviaría mucho las viejas tensiones entre Occidente y el Mundo Árabe, pero el reciente atentado en Túnez nos muestra que este choque civilizatorio tiene muchas aristas. Lo que veo en el horizonte es la consolidación de la democracia tunecina pero, en simultáneo y como consecuencia, el indeseado recrudecimiento de la violencia terrorista.

Publicado hoy en Exitosa Diario

Mi facebook: Daniel Parodi

MI página en facebook: Historiador Daniel Parodi Revoredo

Mi twitter: @parodirevoredo



Escrito por

Daniel Parodi Revoredo

Máster en Humanidades por la Universidad Carlos III de Madrid, Historiador e Internacionalista. Docente en Universidad de Lima y PUCP


Publicado en

Palabras Esdrújulas

PALABRAS ESDRUJULAS por Daniel Parodi